Blogia
CENTRO DE ESTVDIOS ABVLENSES Abla- Almería

FIESTAS PATRONALES DE ABLA: "LOS BARRENOS DE LA RAMBLA"

FIESTAS PATRONALES DE ABLA: "LOS BARRENOS DE LA RAMBLA"

            Barrenos pirotécnicos dispuestos para el paso procesional

             Con motivo del traslado procesional de los Patronos de Abla en la “Traída y Llevada de los Santos”, desde su ermita a la Iglesia Parroquial y viceversa, viene siendo costumbre que se estallen varios barrenos en el cauce de la rambla próxima al pueblo.

            Acerca del origen de esta tradición, cuentan los ancianos de la localidad, que antiguamente, como las rentas del campo eran insuficientes y los jornales eran muy escasos, varios vecinos formaban cuadrillas para marcharse a ciudades prósperas, con objeto de echar una temporada y procurarse unos ingresos, que permitieran desahogar la maltrecha economía familiar. Algunos jóvenes que tenían novia también se sumaban con la intención de juntar unos dinerillos para casarse. Los lugares más frecuentados eran las minas de Linares y La Carolina en la provincia de Jaén.

            Antes de partir, los componentes de la cuadrilla solían encomendarse a los Santos Mártires para implorar su protección en tierras lejanas, dado el riesgo que conllevaba la mina, el temor a la enfermedad y el asalto en el camino por bandidos. Una vez finalizada la temporada, de regreso al pueblo, solían traer algunos barrenos mineros en cumplimiento de su promesa y devoción a los Patronos.

            Unas horas antes de comenzar el desfile procesional, se colocaban los cartuchos en la mitad de la rambla a una distancia prudencial, a la espera de la llegada de la procesión. En este lugar la comitiva religiosa se detenía, las imágenes Patronales se colocaban de cara al espectáculo y en el momento que la banda municipal iniciaba la interpretación de la pieza anónima "Recuerdo de los Santos Mártires" comenzaba el estallido de las cargas explosivas, cuyo estruendo se escuchaba en las distintas barriadas del pueblo.

            La ubicación de los barrenos ha cambiado de lugar. Al principio, los originarios se colocaban en el lecho de “la rambla”, de ahí su nombre. Posteriormente, los explosivos del festejo se instalaron en la orilla derecha de la carretera de Santillana, en el tramo que va desde el puente hasta la cuestecilla de Los Santos, con objeto de poder presenciarse el colorido espectáculo desde el pueblo. Actualmente, como medida de prevención, se ha retornado a los orígenes, volviendo a colocarse en el cauce de “la rambla de Los Santos”. 

            Con el tiempo esta práctica popular quedó en desuso, bien porque el empleo de los barrenos estuviese más restringido o por dejarse de acudir a las minas jienenses. El Ayuntamiento de entonces para evitar que se perdiera esta práctica popular, estimó conservarla y decidió adquirir una caja que contenía cuarenta barrenos. De este modo, los sucesivos alcaldes vienen manteniendo esta costumbre de comprar con los fondos municipales un lote de cuarenta barrenos pirotécnicos. La particularidad que presenta es la exactitud del número, en caso que estalle algún barreno de más o, por el contrario, falle alguno, ese año se rompe la tradición.

            ¡Lo que comenzó siendo una promesa religiosa de vecinos devotos, terminó convirtiéndose en una tradición popular patrocinada por la Corporación Local!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Juan Ortiz Fernández -

Estoy leyendo a Arthur Shopenhauer (1788-1860),filósofo de Danzig,porque me ha puesto sobre su pista,Jorge Luis Borges,en este caluroso domingo de septiembre,finalizando el verano septentrional y no me resisto a copiar parte de la página 52,del libro:"El arte de insultar",de Alianza Editorial.
"...un crítico anónimo es un sujeto que no quiere rendir cuentas sobre lo que dice o calla acerca de los demás y de las obras que éstos producen.
Hay que considerar de entrada al crítico anónimo como un bribón que desde el principio se propone engañarnos.Así lo intuyen aquellos críticos que escriben en las revistas honestas y firman con nombre y apellido.
Cuando se trata de atacar,Don Anónimo personifica a Don Canalla.
Quien escribe y polemiza anónimamente se hace eo ipso(término latino) sospechoso de querer engañar al público o manchar impunemente el honor ajeno.Por eso,mencionar al crítico anónimo,aunque sea ocasionalmente y sin ánimo de censurarlo,se deberían emplear epítetos como;"el cobarde y anónimo bribón tal o cual" o "el embozado y anónimo truhán de tal o cual"...

Juan Ortiz Fernández -

En este verano septentrional,estoy releyendo a Jorge Luis Borges.
En su libro:"Otras Inquisiciones",Emecé Editores,Buenos Aires,1989,dice que para los griegos,lo importante era la palabra oral;que la palabra escrita no era otra cosa que un sucedáneo de la palabra oral.
Pienso,como Borges,que es más importante la palabra oral,que la escrita.
Pitágoras no escribió.

Antonio José Ortiz -

Como respuesta aclaratoria del autor al comentario anónimo, cabe señalar los siguientes puntos:
1º) “La quema de dacianillo” no es en Arjonilla sino en Arjona, una localidad jienense distinta de la anterior.
2º) Si bien, se atribuye a Daciano el martirio de los Patronos de Arjona (Bonoso y Maximiano) y de Abla (Apolo, Isacio y Cotato) no existe una vinculación de “los originarios barrenos de la rambla” de Abla con los fuegos pirotécnicos de “la campanica del turrón” y “la quema del dacianillo” de Arjona.
3º) La fuente consultada de esta tradición abulense es el Testimonio de Vecinos de Abla (1982). La información facilitada por dicha fuente ha sido contrastada con distintas declaraciones de ancianos de la localidad y por consiguiente esta tradición oral es considerada sólida y totalmente fiable.
4º) “Los barrenos de la rambla” es una tradición original de Abla, definida por el material empleado (cartuchos mineros) y el lugar de su emplazamiento (la rambla de Los Santos, afluente del río Nacimiento). Además tiene sustantividad propia, tanto por su número (cuarenta) como por su exclusión de la batería o castillo de fuegos artificiales, quemados con ocasión de las Fiestas locales.
5ª) Por último, sería prudente que se identificara y no se encubra en el anonimato, siendo preciso que aporte pruebas lo suficientemente fiables donde apoyar su hipótesis.

Juan Ortiz F. -

Yo,de pequeño,jugaba al "boli",en la calle Baja de Abla.¿Hay fuentes escritas de este juego,hoy extinguido?.Te aseguro,Anónimo,que el juego del "boli" existió,aunque no esté reflejado en serios documentos escritos.

Juan Ortiz Fernández -

Querido amigo Anónimo:
No siempre hay fuentes escritas.
Las "tardiciones" orales,tienen perfecta validez,o ¿no conoces los principios de la Épica?.

Anónimo -

Creo que en este relato de la historia faltan o sobran algunas cuestiones. Invitaria al autor a contrastar esta tradición con la que hay en Arjonilla entorno a la quema del Dacianillo y la de barrenos dentro de sus fiestas Patronales.
Deberia de informarse un poco más y no dar por cierto lo que dicen los mayores del Pueblo porque luego; pasa lo que pasa.
Y la verdad es que es una pena que se haga historia a raiz de leyendas y tardiciones orales sin aportar datos y fuentes escritas.

Anónimo 2 -

No cabe duda, NO le importa a esta corporación las tradiciones.

Anónimo -

Y porqué este año se ha roto la tradición?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres