Blogia
CENTRO DE ESTVDIOS ABVLENSES Abla- Almería

DISCURSO INAUGURACIÓN EN LA EXPOSICIÓN DE LA LEGIÓN EN ABLA

DISCURSO INAUGURACIÓN EN LA EXPOSICIÓN DE LA LEGIÓN EN ABLA

      El Alcalde de Abla junto al Subdelegado de Defensa y el Presidente de la Hermandad Provincial de Antiguos caballeros Legionarios. Foto J.M. Quesada

     Presentación Personal.

     Dijo el poeta: “ABLA es sobre todo un pueblo acogedor y hospitalario, donde el visitante jamás se sentirá un extraño”,

     Cuando D. Antonio (el alcalde) me enseñó donde íbamos a exponer nuestra Cultura de Defensa Almería 2011, se detuvo delante de una banderola, donde se encuentran representados la Virgen del Buen Suceso y los Patronos de Abla los Santos Mártires, Apolo, Isacio y Crotato. Me dijo que estos tres soldados romanos fueron legionarios, martirizados bajo el mandato del emperador Diocleciano, prefiriendo el martirio que a renunciar a su fe cristiana (Fidelidad). Al enseñarme el alcalde la banderola no tuve ninguna duda para planificar el cartel de la exposición, donde aparece una calle de Abla y los santos Patronos con la Virgen.

     He hecho inmersión en las páginas de Abla y es tanta la cultura que rebosa, que históricamente hace imposible en pocas palabras poder expresarla.

     Señores y señoras de Abla, queridos abulenses distinguidos y visitantes, dije que he buceado por todos los rincones de Abla, y dije verdad. Me ha permitido copiar a Sole Venegas, cuando dice:  

     “Y hoy conciencia, no te esconderás en los requiebros del río, ni entre su taray, ni entre su fresca parra; hoy te colgarás, aunque sean sólo instantes, en purpúreas ramas de viejo laurel, de caduco almendro, de ciprés retorciico, o en seca fragancia de aulaga.

     Hoy, ensueño, tienes que desgarrarte, y no como quimera y sin realidad, con el sentir de la gente mayor, la más necesitada; la que más dio por “ná”, y hoy, en muchísimos casos, en la “gran ciudad”, es nada.

     Son gente desprotegida, partidas para quemar cuan seca zarza; seres que se izan para soñar, y cuando sueñan que sueñan, al sueño se atan…

     Son, si, estandartes de manías, realidad cruda, portando mucha verdad entre sus muchas más arrugas.

     Son, algunos dicen, deteriorados seres vivos que coartan la libertad del joven nido y es, por lo que sin piedad, una vez explotados, los metemos en desiertos de angustias, asilos.

     Es hora de que te levantes, tu anciano cautivo, hora de que sueltes tus chillidos, clavos sin tiempo, para que tu roja no ira me clave, sin piedad, su aliento.

     Pero sé que tú, ABLA, no te has dormido en mis ganas, que tu gente mayor, como bien estás haciendo, pisa fuerte, planta pisadas; fuerza que levanta nuevos anhelos, no muros, ni olvidos, miradas.

     Es la hora de la estampida, después, viejo amigo, por nuestras calles, nuestro aire y nuestras vegas, la calma”.

     ¡VIVA ESPAÑA! ¡VIVA ABLA! ¡VIVA LA LEGIÓN!

 Nota: El ponente encuentra en el poema a una afinidad mutua entre los ancianos abulenses, a quién van dedicados estos versos, y los veteranos miembros de la Hermandad de Antiguos Caballeros Legionarios, “gente mayor… la que más dio por “ná”.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Juan Ortiz Fernández -

Milicia y Poesía,siempre han estado unidas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres